Saltar al contenido

Komondor

Komondor
Caracteristicas Komondor

El perro Komondor existe desde que el hombre empezó a cuidar las ovejas y tuvo necesidad de un guardián para defenderlas, es decir, desde milenios.

En un principio las razas eran dos: el Abrucés era más montañés y más largo de cuerpo y el Maremmano tenía el pelo un poco más corto. Se trataba de pequeñas diferencias, por lo que en 1950 se acuerda oficialmente unificar el acoplamiento de los dos nombres.

Altura: Hembra: 64–69 cm, Macho: 71–76 cm

Peso: Macho: Entre 50 Kg y 60 Kg. Hembra: Entre 40 y 50 Kg

Esperanza de Vida: De 10 a 12 años

Gran perro de rebaño, apasionado por su trabajo, terrible enemigo del lobo, manso con el hombre, tenido en gran consideración por los pastores, especialmente en el monte, donde el Maremmano-Abrucés impera entre las nieves.

Muy resistente al frío y a los zarzales. Desde hace varias décadas tiene éxito como perro de compañía, gracias a los criadores ingleses que han seleccionado ejemplares reproductores de excelente carácter

Características del Komondor

  • Su aspecto es majestuoso y distinguido, de cabeza grande que recuerda a la del oso, de robustas mandíbulas con dentadura en tijeras.
  • El ojo no es grande, pero la mirada es viva e inteligente.
  • Caña nasal, derecha, terminando en una bonita trufa oscura, no saliente.
  • Las orejas triangulares replegadas contra los lados de la cabeza.
  • Su majestuosidad se debe a su hermoso manto blanco, áspero al tacto y muy adherente al cuerpo.

Carácter del Komondor

Calmado, reflexivo, bonachón, obediente, inteligente, pero preparado a reaccionar contra los enemigos de su rebaño. A veces pueden nacer sujetos muy feroces, que precisan un dueño muy enérgico.

Los cachorros de Komondor tardan mucho tiempo en alcanzar la madurez, generalmente unos tres años, pero cuando lo hacen, tienen una personalidad tranquila y devota. Son inteligentes, independientes y ferozmente protectores, dispuestos a enfrentar el desafío de defender el hogar y la familia. El Komondor desconfía de los extraños y puede ser agresivo con otros perros.

Estos rasgos, además de su gran tamaño, los convierten en una mala combinación para los propietarios primerizos.

El Komondor necesita una socialización temprana y extensa (exposición a muchas personas, imágenes, sonidos y experiencias diferentes) a partir de la edad temprana.

Komondor con los niños

El perro Komondor puede ser un buen compañero para los niños de su familia, pero puede tener dificultades para aceptar visitas de niños que no conozca. Se adaptan mejor a hogares con niños mayores que entienden cómo interactuar con ellos. Siempre supervisa al Komondor cuando estén con niños y nunca los dejes solos con niños pequeños. Son guardianes de ganado, no niñeras.

Incluso cuando están expuestos a ellos con frecuencia, a los Komondor generalmente no les gustan los otros perros. Lo hacen mejor en una casa de un solo perro, pero pueden aprender a llevarse bien con los gatos. Siempre están contentos de tener ganado para cuidar. Eso es, después de todo, su propósito en la vida.

En familia sabe defender la casa, los amos y particularmente vigilante de los niños. De todas maneras, es necesario evitar que viva en un apartamento; acostumbrado atávicamente a las grandes extensiones de campo, precisa por lo menos de un jardín.

Aseo y Cuidados

El Komondor tiene un pelaje maravillosamente único. Durante su vida de cachorro, tiene rizos suaves que crecen pesados ​​a medida que madura, convirtiéndose en largos cordones que se asemejan a las hebras de una mopa. La capa interna es suave y lanuda, la capa superior es áspera. Los cachorros tienen un tono suave en sus pelajes, pero este color se desvanece hasta convertirse en blanco a medida que crecen.

El pelo del Komondor no necesita cepillado, pero definitivamente no está libre de mantenimiento. Cuando los cordones comienzan a formarse entre los ocho y los 12 meses de edad, un proceso en el que la capa inferior atrapa la capa inferior suave, es esencial mantener el cabello limpio y seco para que no se ensucie ni se decolore. Las cuerdas pueden no formarse completamente hasta que el perro tenga 2 años de edad.

Los pelos se deben separar regularmente para evitar la formación de esteras y para eliminar los residuos o la suciedad. Se recomienda recortar alrededor de la boca para evitar manchas en los alimentos. El baño y secado del Komondor puede alargarse durante todo el día. Los secadores son excelentes para el secado posterior al baño, pudiendo ser muy relajante para ellos. El pelaje se puede recortar para facilitar el mantenimiento, aunque esto elimina el aspecto distintivo de la raza.

Otras necesidades de aseo incluyen higiene dental y cuidado de las uñas. Cepilla los dientes de tu Komondor al menos dos o tres veces por semana para eliminar la acumulación de sarro y las bacterias que lo acompañan. Recorta las uñas una o dos veces al mes, según sea necesario. Si puedes oír sus uñan haciendo ruido en el suelo, son demasiado largaos. Las uñas cortas mantienen los pies en buenas condiciones y no te arañará las piernas cuando tu Komondor salte para saludarte.

Alimentación del Komondor

Cantidad diaria recomendada: 3 a 4 tazas de comida para perros de alta calidad por día, divididas en dos comidas.

Cuánto come un perro adulto depende de su tamaño, edad, estructura, metabolismo y nivel de actividad. Cada perro es único, al igual que las personas, y no todos necesitan la misma cantidad de alimentos. Casi no hace falta decir que un perro altamente activo necesitará más que un perro de sofá. La calidad de la comida para perros que compres también marca la diferencia: cuanto mejor sea la comida para perros, más se destinará a nutrir a tu perro.

El Komondor es propenso a hincharse, una condición potencialmente mortal. Para ayudar a prevenir la hinchazón, aliméntalo con dos o tres comidas pequeñas al día en lugar de una comida grande.

Para mantener el peso de un Komondor a un nivel normal, aliméntalo a horas específicas cada día en lugar de dejar la comida fuera todo el tiempo. Mide la comida con cuidado y redúcela si parece que está aumentando de peso. Debería tener una cintura en la que pudieras sentir sus costillas pero sin ser visibles a simple vista.